Llámalo Bolonia, o llámalo sentido común e imaginación.