El tejido adiposo, protagonista en las alteraciones metabólicas de la obesidad