La Mitofusina2 es clave para un envejecimiento muscular sano