Los cambios mecanoquímicos de la titina condicionan la fisiología muscular en la evolución de las especies