Artículo publicado en julio de 2012.

 

Adela Muñoz Páez
Dpto. de Química Inorgánica, Facultad de Química de la Universidad de Sevilla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Descargar artículo (pdf)

 

60 millones de personas afectadas, más de 22 millones de muertos, un continente -África- al borde del colapso. A pesar del espeluznante curriculum de la mayor pandemia del siglo XX, las siglas "SIDA" ya no son sinónimo de muerte gracias al trabajo de los científicos. Muy especialmente el de la doctora Françoise Barré-Sinoussi, ganadora junto con el profesor Luc Montaigner, del premio Nobel de Fisiología y Medicina en el año 2008 (1) por la identificación y aislamiento del virus VIH. 

 

Nacida en París en 1947, su interés por la naturaleza surgió en sus vacaciones infantiles en Auvernia. Pensó estudiar medicina pero finalmente estudió ciencias para no ser una carga para su familia durante demasiado tiempo. Realizó su tesis doctoral bajo la supervisión del profesor Jean-Claude Chermann, en cuyo laboratorio del Instituto Pasteur había comenzado a trabajar durante la licenciatura estudiando la relación entre retrovirus y cáncer. Presentó la tesis en 1974 y, tras un año en el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos de Bethesda, volvió al Instituto Pasteur de París. Cuando a finales de 1982 se diagnosticaron en un hospital de París los primeros pacientes de una misteriosa enfermedad contagiosa que no respondía a ningún tratamiento conocido, le encargaron la coordinación del equipo que había de investigar si el agente infeccioso era un virus.
Para valorar la trascendencia de la tarea encomendada a Françoise Barré-Sinoussi, hay que recordar la conmoción que causó en el mundo la aparición de una enfermedad que anulaba el sistema inmunológico -llamada Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, SIDA- y hacía que el organismo sucumbiera a infecciones oportunistas por hongos, bacterias u otros agentes patógenos, que eran inocuos en condiciones normales. Se le llamó "la peste rosa" porque afectaba fundamentalmente a homosexuales, especialmente a los más promiscuos. Hizo cundir el pánico desatando una homofobia atroz y una ola de puritanismo. Varios actores de Hollywood intentaron quitar el estigma de los enfermos de SIDA, pero sus esfuerzos fueron baldíos porque la enfermedad era mortal. En contraste, los trabajos de los científicos dieron pronto sus frutos. Unos meses después de comenzar sus estudios, en mayo de 1983 Françoise y sus colaboradores publicaron el primer trabajo (2) que identificaba el virus VIH como responsable del SIDA, una de las respuestas más rápidas que la ciencia ha dado a un problema médico. Tras este descubrimiento, estudios realizados en otros muchos laboratorios no sólo han permitido convertir una enfermedad mortal en una enfermedad crónica, sino que han devuelto al hombre la confianza en la ciencia.
A pesar del éxito obtenido la doctora Barré-Sinoussi no ha dejado de luchar contra el SIDA. Por un lado, como directora de la unidad de Retrovirus del Instituto Pasteur (3), sigue investigando para descifrar los misterios que aún entraña el virus VIH, intentando encontrar una curación definitiva y una vacuna. Por otro, comprometida con la recuperación de los enfermos de SIDA, visita regularmente el África subsahariana, donde se encuentra la mayor parte de los 33 millones de afectados, para establecer estrategias eficaces de lucha contra la enfermedad. Su compromiso es tan serio que no pudo dejar de responder al Papa Benedicto XVI cuando, en su visita a África en el año 2009, negó la eficacia del preservativo para prevenir el SIDA, recomendando en su lugar la abstinencia, en una contundente carta abierta publicada en Le Monde (4).
Científica brillante, trabajadora incansable, comprometida con los derechos de los más desfavorecidos y sin miedo a contradecir a las autoridades, esta mujer tiene además un chispeante sentido del humor (5) que la hacen irresistible.

  

barré-sinoussi

 Françoise Barré-Sinoussi

 

REFERENCIAS

1. Françoise Barré-Sinoussi (2008) Autobiography. Nobelprize.org:http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/medicine/laureates/2008/barre-sinoussi.html
2. Barré-Sinoussi F y col. (1983) Isolation of a T-lymphotropic retrovirus from a patient at risk for acquired immune deficiency syndrome (AIDS). Science, 4599: 868-871
3.http://www.pasteur.fr/ip/easysite/pasteur/en/research/scientific-departments/virology/regulation-of-retroviral-infections/regulation-of-retroviral-infections
4.http://www.lemonde.fr/idees/article/2009/03/24/lettre-ouverte-a-benoit-xvi_1171956_3232.html
5.http://www.youtube.com/watch?v=Kz-_-daSSl4

 

 

Socios Protectores