SEBBM - Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular

Entrevista

Luis Álvarez
Unidad de Investigación del Hospiatl Universitario La Paz, Madrid
28046 Madrid
luisalvarez.hulpemailsalud.madrid.org

 

P.- ¿Cuándo surgió su vocación científica? ¿le influyó alguien de forma especial?

R.- Por la investigación en Biología Molecular en concreto, mi interés surgió más bien tarde, durante la realización de la Tesina, en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa". En esos años me influyó mi director de Tesis, el Dr. Antonio Nieto, un científico como la copa de un pino y, a su vez, cargado de modestia y humildad. Posteriormente, el Dr. José María Mato, un maestro.

  

P.- ¿Podría resumirnos brevemente su trayectoria profesional?

R.- Realicé la Tesina de Licenciatura y Tesis Doctoral en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa", bajo la dirección del Dr. Antonio Nieto, sobre expresión en pulmón del gen de la PEPCK, una enzima clave en la gluconeogénesis. Posteriormente me incorporé al equipo del Dr. José María Mato, primero en la Fundación Jiménez Díaz y, posteriormente, en el Instituto de Investigaciones Biomédicas "Alberto Sols". Mi trabajo durante esta etapa estuvo centrado en el ciclo de la metionina en el hígado, particularmente en la enzima MAT1A. Desde el año 2000, en el que me trasladé al Hospital Universitario La Paz, me dedico al estudio de los mecanismos moleculares de enfermedades hepáticas infantiles.  

 

P.- ¿La repetiría en su totalidad?

R.- Seguramente no. Muchas decisiones se toman en base a las circunstancias del momento. De todas formas, tengo para mí que he sido bastante afortunado por cómo me han ido las cosas.

 

P.- ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador?

R.- Además de todas las que habitualmente se formulan -vocación, curiosidad, intuición, constancia, paciencia, etc.- también me parece importante tener clara la idea de que esto, en esencia, consiste en hacerse preguntas (establecer hipótesis) y después diseñar los abordajes experimentales para contestarlas. Parece una obviedad, pero, quizá por la presión para publicar, hoy en día no es infrecuente basar el planteamiento experimental fundamentalmente en la incorporación de una tecnología nueva o puntera.

 

P.- ¿Podría describirnos brevemente cuál es su línea de investigación actual y cuál es su trascendencia? ¿Cómo ve el futuro de este área cientifica?

R.- En la última década se han identificación diversos genes implicados en el transporte de distintos componentes de la bilis y cuya mutación está asociada a una serie de enfermedades hepáticas que se manifiestan en el neonato o durante la infancia y que son de extrema gravedad. Esta última circunstancia ha impulsado considerablemente el desarrollo de la investigación básica en el área, que está suponiendo un enorme avance en el conocimiento de un aspecto fundamental de la fisiología hepática como es la secreción biliar. La regulación de estos transportadores en condiciones fisiológicas, el impacto que mutaciones concretas tienen sobre su funcionalidad y/o localización intracelular y la búsqueda de factores adicionales que expliquen la falta de correlación genotipo-fenotipo que presentan muchos pacientes, constituyen las principales líneas de investigación del grupo. Una línea adicional concierne al receptor nuclear FXR, que regula de forma coordinada la expresión de una multitud de genes implicados en la síntesis, metabolismo y transporte de componentes biliares. La pérdida de funcionalidad de este factor de transcripción parece estar relacionada con el desarrollo de una enfermedad hepática infantil mortal, y constituye una potencial diana de interés farmacológico. 

 

P.- ¿Cuál consideraría que  ha sido el principal avance científico del siglo XX? ¿Cuál es el avance científico que más le ha impresionado?

R.- En el área de la Biología, coincido con muchos en que ha sido la definición de la estructura del DNA.