A+ A-


Un leonés leal, un bioquímico entregado

Amando Garrido Pertierra (1940-2014)

  • Francisco Castillo

  • Catedrático de Bioquímica jubilado de la Universidad de Córdoba

  • José Manuel Bautista

  • Universidad Complutense de Madrid

A
mando Garrido Pertierra, miembro de la SEBBM desde comienzo de los años ochenta, ha sido una de esas personas cuyo paso por la vida ha dejado una profunda huella tanto en sus numerosos amigos, como en sus compañeros de universidad y en el amplio grupo de discípulos a los que formó con gran afán y dedicación durante más de tres décadas.
 
Aunque químico de vocación, Amando desarrolló principalmente su labor docente e investigadora en las Facultades de Veterinaria de León y de Madrid, destacando por su competencia profesional, su grandeza de espíritu y un elevado sentido de la amistad y del compañerismo que es muy difícil encontrar. Desde el comienzo de su carrera, Amando abordó la bioquímica desde la perspectiva de la química con un enfoque aplicado y así concluyó su tesis doctoral sobre la potencia de la vitamina A hepática en 1973. A principio de los años ochenta, Amando realizó una primera estancia posdoctoral en la Universidad de Leicester, en el laboratorio del profesor Ronald Cooper, especialista en metabolismo microbiano donde descubriría, entre otros mecanismos, la existencia de dos genes de piruvato quinasa en Escherichia coli, como origen al posterior hallazgo de dos isoenzimas en eucariotas superiores. Tras volver a España en la década de los ochenta comenzó la dirección de trabajos de investigación sobre el metabolismo intermediario en bacterias desde el punto de vista de la enzimología tradicional aunque también tuvo previsión e inteligencia para incorporar nuevas tecnologías de DNA recombinante para avanzar en sus investigaciones.
 
Su enorme capacidad de estudio le llevó a obtener también otras tres licenciaturas (en Ciencias Biológicas, Farmacia y Veterinaria), y un buen número de becas (de la EMBO y de la Fundación Juan March, entre otras). Su actividad investigadora fue reconocida con Premios Nacionales –entre los que destaca el de la Real Academia Nacional de Farmacia– y relevancias institucionales, entre otras director académico de Investigación de la UCM, académico de la Real Academia de Doctores –de la que fue vicepresidente– y académico de la Real Academia de Farmacia.
 
La incontenible curiosidad científica de Amando por llegar más lejos para adquirir y generar conocimiento le llevó a buscar nuevos horizontes en la investigación bioquímica. Así, abordó en su laboratorio desde la biorremediación y la secuenciación completa del primer genoma mitocondrial en nuestro país hasta la patología molecular del déficit de piruvato quinasa, tema en el que llegaría él mismo a realizar la investigación que presentó como su segunda Tesis Doctoral en la Facultad de Farmacia de la UCM, bajo la dirección de uno de sus discípulos. Esta excepcionalidad habla mucho a favor de la humildad y grandeza de Amando, que nunca tuvo inconveniente en aceptar que pudiese ser orientado por alguien a quien él anteriormente había formado como científico.
 
Además de su vocación científica, Amando tenía dotes excepcionales como docente universitario y una completa accesibilidad para atender a alumnos y compañeros. Fruto de estas capacidades y de su fuerza de voluntad elaboró libros de texto en castellano que se utilizaron en aulas universitarias de diferentes licenciaturas como su Fundamentos de química biológica de 1990 publicada en McGraw-Hill, que se reeditaría y ampliaría después; y sus Fundamentos de bioquímica metabólica y Fundamentos de bioquímica estructural que aún se emplean como libros de texto y que han sido reeditados recientemente.
 
«Amigo Amando, has dejado un gran vacío y se echa mucho de menos tu energía, tus bromas y tu sabio magisterio en los laboratorios que forzosamente has abandonado».
Amando falleció el pasado 8 de octubre del 2014. Discípulos, compañeros, amigos y familiares nos quedamos sin él, pero muy particularmente su mujer, Chus, que también leonesa y a quien Amando siempre manifestó amor y admiración, fue un apoyo constante a lo largo de toda su carrera, en León, Leicester y Madrid.
 
Amando ejerció desde 1987 como catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense de Madrid y durante siete años como director de Departamento. Tras su jubilación en el año 2010 fue nombrado profesor emérito. En el momento de su adiós seguía siendo profesor honorífico del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular IV. Para dar una idea de lo mucho que se llegaba a apreciar a Amando en su entorno académico valga el detalle de que durante los dos años que ha durado su enfermedad han acudido con regularidad a sus laboratorios a preguntar por su salud no solamente muchos de sus compañeros de Facultad y de la Universidad, sino también –y a pesar de la distancia generacional– estudiantes a quien había impartido la Química General de primer curso, sobre todo por el entusiasmo y dedicación que les trasmitía.
 
Amigo Amando, has dejado un gran vacío y se echa mucho de menos tu energía, tus bromas y tu sabio magisterio en los laboratorios que forzosamente has abandonado. Sin embargo, permanecerá siempre en nuestro recuerdo tu bondad, tu lealtad, tu generosidad con discípulos y amigos, tu vasto conocimiento y tu buen hacer. Donde quiera que te encuentres ahora, descansa en paz.


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: