A+ A-


Informes para la reflexión

Firmantes de la carta publicada en marzo en science afirman que “los investigadores deben perseguir lo que les apasiona, sea en relación a temas básicos o en aquellos enfocados a patologías concretas”, y que es esta mezcla enriquecedora la que mejor garantiza cumplir los distintos objetivos del NIH.

  • Federico Mayor Menéndez

  • Presidente SEBBM

En las últimas semanas se han conocido distintos manifiestos e informes que invitan a reflexionar sobre la mejor manera de priorizar y organizar la investigación científica. En una carta publicada en Science el 25 de marzo, un grupo de reconocidos líderes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de los Estados Unidos, encabezado por su Director, Francis Collins, recordaba que la ciencia básica era la base esencial (“bedrock”) del progreso científico, y que muchos de los principales avances médicos se fundamentaban en investigaciones que en su origen no se dirigían a ninguna patología en particular. El requisito de un apartado específico sobre “relevancia para la salud pública” en cada solicitud de proyecto del NIH podría generar en los científicos la percepción de que su investigación debe tener relaciones directas con enfermedades concretas para incrementar sus posibilidades de financiación, lo que estaba disminuyendo la proporción de solicitudes de proyectos básicos en algunas áreas. Ante esa situación, los firmantes de la mencionada carta afirman que “los investigadores deben perseguir lo que les apasiona, sea en relación a temas básicos o en aquellos enfocados a patologías concretas”, y que es esta mezcla enriquecedora la que mejor garantiza cumplir los objetivos del NIH. 

 

Este debate no es nuevo, pero sigue siendo pertinente a la hora de diseñar las políticas científicas que permitan conciliar investigaciones de riesgo y de verdadera frontera con plataformas de cooperación básico-clínica que aceleren la traslación del conocimiento a un mejor diagnóstico y tratamiento de las enfermedades. La definición del nuevo instrumento que tome el relevo del actual Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016 será un momento adecuado para plantear con claridad y actuar sobre estas y otras cuestiones. En este sentido, el reciente Informe Cotec ha puesto de manifiesto el preocupante aumento de la brecha en inversión en I+D en España respecto a los países más avanzados de Europa desde 2009, así como una notable disminución del empleo público relacionado con la I+D. Invertir esas tendencias y planificar adecuadamente el gran relevo generacional que tiene que producirse en los próximos años en los OPIs y en las Universidades es un reto de primer orden para el futuro de nuestro país.

 

Aprovecho esta oportunidad para animaros a acudir al XXXIX Congreso de la SEBBM que se celebrará en Salamanca del 5 al 8 de septiembre. El comité organizador ha trabajado mucho para configurar un programa científico y unas actividades complementarias de gran interés en el marco de una ciudad incomparable. La SEBBM otorgará 100 bolsas de viaje destinadas a facilitar la asistencia de jóvenes investigadores, a los que invitamos especialmente a inscribirse, ya que son parte esencial para el éxito del congreso. ¡Os esperamos a todos en Salamanca!


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: