A+ A-


José Luque Cabrera

1938 – 2016

  • Angel Herráez Sánchez

  • Universidad de Alcalá

El pasado 2 de julio falleció en su casa de Majadahonda, (Madrid) rodeado de su familia, el profesor José Luque –para todos, Pepe. Llevó su enfermedad con entereza y discreción, dando siempre prioridad a otros asuntos propios de la convivencia, y se marchó en paz y calladamente.

 

Pepe, junto a su esposa Montse, se movió entre los pioneros de la bioquímica en España y pasó por diversas universidades: primero en Farmacia y Veterinaria de la Complutense, con una estancia en la de Kansas junto a Santiago Grisolía, más tarde en Córdoba y finalmente en Alcalá, hasta su jubilación en 2005. En todas ellas fue dejando un rastro de honradez, rigor, capacidad para formar profesionales de la ciencia y la enseñanza y, en especial, calidad humana. Por ello, estoy seguro de que muchos de quienes leáis estas líneas tendréis de él un recuerdo entrañable.

 

Para resumir esta pequeña remembranza y homenaje, retomaré la frase que empleé en la dedicatoria de la segunda edición de nuestro libro –edición en la que Pepe se negó a figurar como autor porque, una muestra más de su personalidad, decía que él ya no tenía que ver con eso:

 

Pepe Luque fue para mí, y para muchos más, maestro, mentor y amigo. Pepe: descansa en paz; dejaste huella en quienes tuvimos la fortuna de convivir contigo.


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: