A+ A-


Juan Rodés Teixidor (1938-2017)

El legado de un maestro

  • José María Mato*

  • Investigador del CIC bioGUNE y CIC biomaGUNE (País Vasco)

Decía el historiador estadounidense Henry Adams (1838-1918), que “un maestro afecta a la eternidad: nunca puede decir dónde se detiene su influencia.” Esta es la perspectiva desde la que deseo referirme al legado de Juan Rodés Teixidor (1938-2017), fallecido el pasado 10 de enero. Rodés dedicó su vida a la formación de generaciones de hepatólogos españoles y latinoamericanos, creó la Unidad de Hepatología del Hospital Clínic de Barcelona, fue socio fundador de la Asociación Española para el Estudio del Hígado y, sobre todo, el gran promotor de la yuxtaposición de la investigación básica y la clínica en España, lo que le llevó a la creación del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) en Barcelona. 

 

 

Juan Rodés nació en 1938 en Barcelona. Su abuelo materno, médico en Rodonyà, influyó en su decisión de estudiar medicina. Rodés se formó con Jacques Caroli (1902-1979), uno de los grandes hepatólogos de la época, en el Hospital Saint Antoine de París. Caroli descubrió la enfermedad que lleva su nombre, un raro desorden hereditario caracterizado por la dilatación de los ductos biliares. En 1968 Rodés creo la Unidad de Hepatología del Hospital Clínic de Barcelona, que se convertiría en Servicio de Hepatología en 1972. El Servicio de Hepatología del Clínic de Barcelona, al filo de finalizar su quinta década, ha tenido dos periodos notables en su desarrollo. El primero, que se extiende desde su fundación hasta la creación del IDIBAPS en 1993, se caracterizó por el brillante desarrollo de la investigación clínica y el estudio de la fisiopatología hepática. El segundo, que se extiende desde la creación del IDIBAPS hasta nuestros días, ha sido testigo de un enorme crecimiento en las actividades clínicas y científicas del Servicio de Hepatología, junto al desarrollo de un programa de trasplante hepático de prestigio internacional. Durante este último periodo Rodés estableció un programa de investigación básica que se expandió a las áreas de transporte hepático, virología, la patogénesis celular y molecular de la fibrosis hepática y el cáncer hepático; lo cual multiplicó la productividad y el prestigio internacional de la investigación clínica y básica del Servicio de Hepatología. 

 

Juan Rodés dirigió el IDIBAPS -un centro de investigación integrado por el Hospital Clínic de Barcelona, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad de Barcelona y la Generalitat de Cataluña- desde su creación en 1993 hasta 2008. La creación del IDIBAPS no fue una tarea fácil, debido a la singularidad del Hospital Clínic de Barcelona, una entidad de derecho público sui generis, que no se parecía a ninguna forma de ordenamiento jurídico español, con un patronato presidido por el gobernador civil de Barcelona (esta figura no desapareció hasta 1997, para convertirse en subdelegado del Gobierno) y con el presidente de la Diputación y el Rector de la Universidad de Barcelona como vocales, y en el que aún no había sido incluida la Generalitat de Catalunya. Con grandes dosis de generosidad, habilidad y voluntad, Rodés supo ilusionar a todos los representantes de las instituciones signatarias de que era necesario aparcar las diferencias políticas porque la creación del IDIBAPS era bueno para la investigación médica, para el Hospital Clínic de Barcelona y para Catalunya. Desde su creación, el IDIBAPS no ha dejado de crecer en el número y calidad de sus publicaciones científicas, en la traslación de sus resultados a la clínica y en la obtención de recursos económicos públicos y privados, habiéndose convertido en el Patrón Oro de la investigación médica en España y un centro de investigación de prestigio internacional. 

 

Rodés obtuvo la Cátedra de Medicina de la Universidad de Barcelona en 1985 y fue autor de un gran número de trabajos científicos en diferentes áreas de la hepatología que han sido extraordinariamente citados. Su trabajo fue reconocido, entre otros, con el Premio Nacional de Investigación en Medicina y la Medalla de Oro de la Generalitat de Catalunya. La dedicación de Juan Rodés a la formación de médicos investigadores fue reconocida en 2013 por el Instituto de Salud Carlos III poniendo en marcha el Programa de Contratos de Investigación Juan Rodés con el fin de proporcionar a los jóvenes médicos una vía para que puedan continuar sus investigaciones. Su entrega a la investigación médica, a impulsar la medicina basada en la evidencia, a perseguir la excelencia, su defensa pública de la investigación básica, su apoyo a los jóvenes investigadores, forman un legado que durará muchas generaciones. Rodés es un modelo de lo que un científico puede ser.

 

* José María Mato recibió el Premio Nacional de Investigación en Medicina en 2004 por su trabajo sobre el papel de la S-adenosilmetionina en el daño hepático. Conoció a Juan Rodés en 1985 y desde entonces mantuvieron una estrecha amistad.


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: