A+ A-


Iniciación y Desarrollo de la Bioquímica Universitaria Española (1886-1963)

Iniciación y Desarrollo de la Bioquímica Universitaria Española (1886-1963)

José A. Cabezas Fernández del Campo Real Academia Nacional de Farmacia Monografía XLV, Madrid (2017)

  • Joan J. Guinovart

  • Institut de Recerca Biomèdica y Universitat de Barcelona

El Prof. Cabezas Fernández del Campo nos ofrece en esta monografía una visión de la primera época (1886-1963) de la bioquímica en España. Recomiendo su lectura a todos los socios de la SEBBM, pues les permitirá ahondar en los orígenes y evolución de nuestra ciencia y conocer los actores que contribuyeron al desarrollo de la bioquímica universitaria española en unas circunstancias frecuentemente muy difíciles.

 

 

La primera parte contiene una interesante y poco conocida información sobre lo que el autor califica de etapa fundacional, que comprende el período entre 1886 y 1940. Después de una breve a referencia a Felix Hoppe-Seyler, que puede considerarse un pionero de la bioquímica, pasa revista a los primeros docentes de química biológica en la Facultad de Farmacia de la Universidad Central, donde se implantó su enseñanza en el programa de Doctorado. Revisa la contribución de los profesores Olmedilla, Calderón, Talegón y Casaña, para llegar a la figura de Don José Rodríguez Carracido, “renovador bioquímico” y figura clave en el desarrollo de la bioquímica española. Fue un hombre polifacético que llegó a ser Senador del Reino. Su sucesor, Don José Giral fue Ministro ¡de Marina! del Gobierno de la República. Su dedicación a la política le dejó poco tiempo para dedicarse al cultivo de la bioquímica. Murió en el exilio en Méjico. Pasa a continuación a revisar la figura de Don Manuel Lora-Tamayo que, aunque fue catedrático de química orgánica, también realizó investigación en bioquímica. Como Ministro de Educación llevó a cabo importantes reformas en la universidad y fue también presidente del CSIC. Esta primera parte se completa con un capítulo dedicado a Don Severo Ochoa, en el que comenta la incipiente labor realizada por el futuro premio Nobel antes de la guerra civil. También revisa el papel de D. Severo en la gestación de la Sociedad Española de Bioquímica (SEB) y su actividad en España en los últimos años de su vida.

 

La segunda parte está destinada a la etapa de desarrollo y consolidación de la bioquímica española entre 1940 y 1963. Aquí dedica un largo capítulo a la figura de D. Ángel Santos Ruiz, el principal impulsor de esta etapa. El lector se hará una idea del papel fundamental desempeñado por Don Ángel desde su cátedra de bioquímica en la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense.  

 

El autor también revisa el papel de las Jornadas Bioquímicas Latinas como precursoras de los congresos de la FEBS y que desempeñaron un papel importante en la internacionalización de la bioquímica española. En particular destaca las celebradas en Barcelona en 1959 y en Salamanca en 1973. Las ultimas “Jornadas” tuvieron lugar en Burdeos en 1976 y dejaron de celebrarse para dejar paso a los congresos de la FEBS a cuya creación contribuyeron sin lugar a dudas.

 

Los siguientes capítulos están dedicados a los otros pioneros de la bioquímica universitaria, D. Miguel Comenge, que fue el primer catedrático de bioquímica de la Universidad de Barcelona, en la que solo permaneció unos pocos años. Le sucedió D. Vicente Villar Palasí, que previamente se había convertido en el primer catedrático de bioquímica de la Universidad de Granada. Los de más edad recordarán el Tratado de Bioquímica de V. Villar y A. Santos Ruiz, libro de texto de numerosas generaciones de estudiantes de Farmacia y del que se llegaron a hacer cinco ediciones, la última con J. A. Cabezas como coautor. D. Francisco Pulido fue el primer catedrático de bioquímica de la Universidad de Santiago de Compostela, trasladándose más tarde a Granada y finalmente a la Universidad de Navarra. Fue el traductor del texto de P. Karlson, muy en boga en los años 60. D. Fernando Calvet fue el primer catedrático de bioquímica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Barcelona, después de haber ocupado sucesivamente varias cátedras de química orgánica y química técnica. Fue traductor del libro de Lehninger. D. José A. Cabezas fue el segundo catedrático de bioquímica discípulo del Prof. Santos Ruiz. Obtuvo la cátedra de Santiago de Compostela y posteriormente la de Salamanca. Allí organizó, en 1973, las XI Jornadas Bioquímicas Latinas, simultáneamente con la Reunión de la SEBBM, con más de 450 participantes procedentes de una veintena de países. Finalmente, revisa la figura de D. Federico Mayor Zaragoza, tercer catedrático discípulo del Prof. Ángel Santos Ruiz. Obtuvo la cátedra de Granada y pasó después a la Universidad Autónoma de Madrid. Tuvo un papel fundamental en la creación de la SEB de la que llegó a ser presidente.

 

El texto acaba con un resumen global del período estudiado y con un epílogo escrito por D. Mariano Esteban, presidente de la Real Academia Nacional de Farmacia. La obra es de fácil lectura y contiene apéndices con bibliografía, documentos, fotografías originales y cartas que contribuyen a aumentar su valor. El texto puede consultarse en el siguiente enlace:

https://www.ranf.com/images/publicaciones/Monografia%20Dr.%20Cabezas%202017%20final.pdf

 

 

 


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: