A+ A-


La actividad del espliceosoma en arabidopsis está regulada por SME1

El SME1 desempeña un papel crítico en el desarrollo de las plantas y su interacción con el entorno que las rodea.


El espliceosoma es una maquinaria molecular altamente conservada en la evolución que cataliza la eliminación de intrones de los ARNs premensajeros (pre-mRNAs) y el empalme de exones codificantes para generar ARNs mensajeros maduros (mRNAs), los últimos transmisores funcionales de la información genética. Esta maquinaria está compuesta de cinco ribonucleoproteínas nucleares pequeñas (snRNPs), que constituyen los componentes centrales del espliceosoma, y cientos de proteínas auxiliares. A pesar del papel fundamental del espliceosoma en eucariotas, los mecanismos que regulan su actividad y especificidad a la hora de seleccionar intrones, aún no se conocen bien. En este estudio, liderado por el Dr. Julio Salinas del Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC en Madrid, se caracteriza la función de la proteína SME1, uno de los componentes centrales del espliceosma de Arabidopsis. Utilizando abordajes experimentales genéticos y moleculares demuestran que SME1 regula la actividad del espliceosoma y que esta regulación está controlada por las condiciones ambientales. SME1 asegura el correcto patrón de splicing de diferentes genes específicos, dependiendo de dichas condiciones, y, por tanto, los niveles adecuados de los correspondientes transcritos funcionales. Además, también demuestran que la función selectiva de SME1 es esencial para el correcto desarrollo de Arabidopsis y su adaptación al medio ambiente. Todos estos resultados indican que SME1 desempeña un papel crítico en el desarrollo de las plantas y su interacción con el entorno que las rodea, proporcionando especificidad a la actividad del espliceosoma.

 

Huertas R, Catalá R, Jiménez Gómez J, Castellano MM, Crevillén P, Piñeiro M, Jarillo JA, Salinas J (2019). Arabidopsis SME1 regulates plant development and response to abiotic stress by determining spliceosome activity specificity. Plant Cell. doi: 10.1105/ tpc.18.00689


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: