A+ A-


Andy Wang. Presidente de la Unión Internacional de Bioquímica y Biología Molecular (IUBMB)

“Es evidente que la construcción de la cultura innovadora en Asia llevará algún tiempo”

  • Ismael Gaona Pérez

ANDY WANG

(Taiwan, 1945)

Después de obtener una maestría en química por la Universidad Nacional de Taiwán en 1970, Andrew Wang se doctoró en Química en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign (UIUC). En 1974 ocupó diversos cargos de investigación en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) hasta 1988.  En 2006, Andrew Wang fue designado vicepresidente de la Academia Sínica y fue nombrado miembro de varias instituciones internacionales como la Academia de Ciencias del Tercer Mundo en 2005. Asimismo, es miembro activo del consejo de la Organización de Proteómica Humana (HUPO, por sus siglas en inglés). Actualmente, además de presidente de la Unión Internacional de Bioquímica y Biología Molecular (IUBMB), es también presidente electo de la FAOBMB.

 

 

Como presidente de la Unión Internacional de Bioquímica y Biología Molecular (lUBMB), ¿qué objetivos persigue en esta institución?

En mi mente hay varios objetivos: el primero de ellos, aumentar la conciencia y el nivel educativo de la disciplina de bioquímica y biología molecular entre nuestros miembros a través de las actividades de IUBMB, tales como congresos, reuniones, eventos especiales, publicaciones; por otro lado mejorar la calidad de las revistas de la Asociación, así como promover la igualdad de género y el equilibrio socioeconómico en las actividades de IUBMB. Trabajar con otras sociedades científicas y organizaciones globales como la UNESCO como un vehículo de apoyo a la sociedad y a los gobiernos; y, por último, lograr asociarnos con industrias de biotecnología para fomentar el apoyo financiero a científicos académicos y capacitar a jóvenes emprendedores.

 

A lo largo de su carrera se ha mostrado como defensor a ultranza del desarrollo de la ciencia. Ha liderado organizaciones durante más de 20 años que luchan por el avance en este campo del conocimiento reforzando el papel de la bioquímica. ¿Hacia dónde se dirige esta disciplina?

Creo que la disciplina de la bioquímica y la biología molecular continuará prosperando y desempeñando un papel importante en nuestra búsqueda de tratar de comprender más profundamente cómo funciona la vida. Esperamos diseñar mejores medicamentos para tratar muchas enfermedades, generar alimentos más abundantes para alimentar a la población mundial, mitigar los problemas ambientales para que tengamos un lugar más limpio y más seguro para vivir, y esperamos reducir la velocidad del calentamiento global para evitar una catástrofe meteorológica extrema en el futuro.

 

¿Puede la bioquímica ser considerada la madre de las ciencias del futuro?

Creo que esta afirmación sería un poco arrogante para los bioquímicos. Podemos considerar que la biociencia molecular puede proporcionar conocimientos básicos sobre cómo las moléculas biológicas expresan sus funciones. 

 

Esto nos puede llevar a comprender cómo la naturaleza integra muchos sistemas diferentes juntos para que los organismos superiores trabajen.

 

 

¿Cuál ha sido el avance bioquímico por excelencia?

En términos de un avance excelente reciente en bioquímica, podemos encontrar varios campos interdisciplinarios, como las ciencias “–omics”, donde se integran la genómica, la proteómica y la metabolómica, que están cambiando nuestra vida. Sin embargo, somos testigos de cómo continúa la búsqueda activa y la investigación en proteínas (especialmente para descubrir nuevos productos biológicos terapéuticos específicos), química medicinal inteligente para moléculas pequeñas, terapias celulares (CAR-T / CAR-NK, células T para enfermedades cerebrales), células madre (por ejemplo, para terapia de lesión medular), plataformas de tecnología avanzada (por ejemplo, crio-EM para análisis estructural y tomografía de alta resolución, síntesis enzimática de ADN de secuencia larga para aplicaciones en ingeniería biológica), inteligencia artificial, microbioma, terapias de ARN, etcétera, solo por mencionar algunos ejemplos.

 

¿Cuánto nos queda por descubrir, desde un punto de vista bioquímico, de nosotros mismos, del ser humano? ¿Se ha avanzado mucho en este campo?

Cuando un destacado físico dijo que no quedaba nada importante por descubrir después de ilustrar la teoría cuántica hace casi un siglo, ha sido asombroso ver todo tipo de nuevos descubrimientos que se nos presentan en la ciencia. Así que no me atrevería a predecir cuánto más nos queda por descubrir en bioquímica. No creo que ni siquiera entendamos cómo una simple bacteria como la E. coli funciona a través de sus complejos circuitos de redes bioquímicas, por no mencionar un organismo superior como la mosca de la fruta (el ser humano es un camino largo, muy largo). Esto puede ser una suerte para los científicos como nosotros, ya que todavía hay muchas cosas por descubrir.

 

La ciencia y la tecnología son un tándem ineludible para el avance y el desarrollo. ¿Cree  que a los estados les importa? ¿Asignan suficientes recursos?  

En las instituciones de investigación académica hay varias misiones para los investigadores, incluida la investigación en sus disciplinas respectivas y la educación/capacitación de futuros talentos. El tipo de investigación básica o traslacional que se realizará en el futuro se está convirtiendo en el eje central de intensos debates. En mi opinión, la investigación básica impulsada por la curiosidad y la investigación traslacional orientada a los objetivos son como dos caras del dios Jano.

 

Si nos fijamos en los recientes premios Nobel de ciencias de la vida, muchos de ellos tienen un tremendo impacto en el bienestar de la humanidad. Durante los últimos años, se han reconocido importantes plataformas o herramientas tecnológicas  como PCR, GFP, clonación, enzimas de restricción, evolución dirigida, visualización de fagos, crio-EM, etc., por nombrar algunas. Sin embargo, también hubo aplicaciones potentes muy dispares basadas en descubrimientos de investigación fundamentales, por ejemplo, terapia de control inmunológico, anticuerpos monoclonales, células madre. Desde una perspectiva GobiernoSociedad, cada vez más personas preguntan cuáles son los principales beneficios de la inversión que realizan los diferentes estados. Por eso, los científicos debemos ser conscientes de nuestra responsabilidad para con la sociedad. Por supuesto, esperamos que los países proporcionen recursos significativos para el desarrollo de la ciencia, pero se está volviendo cada vez más difícil. Tal vez los sectores privados puedan enmendarlo sustancialmente.

 

El Ránking Académico de Universidades del Mundo (ARWU) muestra que, en el campo de la ciencia, Estados Unidos sigue siendo la potencia mundial que marca las grandes líneas estratégicas de investigación a escala global. Usted que ha trabajado en centros de investigación en este país, ¿lo cree? ¿Cómo ve el papel de Asia?

De hecho, si se observa el ránking de The Higher Higher Education en los últimos años, las diez mejores universidades son principalmente de los Estados Unidos (7) y el Reino Unido (3). En mi opinión, Estados Unidos sigue siendo el país más innovador del mundo. La industria biotecnológica todavía está dominada por los Estados Unidos debido a la atracción magnética que ejerce este país sobre las personas con talento. 

 

En Asia, Japón ha ganado veinte premios Nobel durante los últimos veinte años; algunos han atribuido el éxito a la cultura con el nombre del “Crisantemo y la Espada”. Es interesante que ningún Premio Nobel de ciencia haya sido otorgado en otras partes de Asia. Es evidente que la construcción de la cultura innovadora en Asia llevará algún tiempo.

 

La tasa de crecimiento de la ciencia en Asia es espectacular. Cómo ve que China o Singapur incorpore a  investigadores consolidados en universidades estadounidenses.

Muchas personas de Asia, originalmente formadas en las universidades de los Estados Unidos o Europa, han regresado a sus países de origen y han contribuido a la construcción de infraestructuras, han establecido políticas de ciencia productivas y han formado a jóvenes talentos. Creo que esta es una tendencia saludable.

 

Ha expresado su compromiso de intercambiar entre las regiones donde la ciencia está completamente desarrollada y aquellas donde casi no existe un sistema de ciencia y tecnología. ¿Todavía hay muchas diferencias?

Creo que sí. La disparidad de la bioeconomía entre los países desarrollados y los países subdesarrollados es aún enorme. Espero que muchas asociaciones científicas internacionales puedan trabajar juntas para reducir esta diferencia.

 

Su compromiso con el uso de enfoques interdisciplinarios para estudiar sistemas biológicos complejos, como la enzimología estructural, lo ha hecho conocido en todo el mundo científico. ¿Podemos innovar solos?

Los logros más sobresalientes usualmente tomaron mucho tiempo para desarrollar los conceptos básicos fundamentales, para probar los conceptos y para promover las aplicaciones en una comunidad más amplia. Tales procesos requieren los esfuerzos de colaboración de muchas disciplinas. Tomemos como ejemplo la biología estructural. Sin los aportes que han realizado los físicos sobre el desarrollo del sincrotrón, los microscopios electrónicos, las teorías de la cristalografía y la computación de alta velocidad e internet, no sería posible resolver tantas estructuras de sistemas biológicos complejos que nos permiten en la actualidad tener una comprensión más profunda de los procesos la vida y resolver muchos de los problemas con los que día a día nos enfrentamos.

 

¿Cómo puede afectar a la Ciencia mundial la guerra comercial entre Estados Unidos y China?

Creo que esta es una cuestión política global muy complicada que puede ir más allá de la guerra comercial, una batalla que involucra la confrontación entre una gran superpotencia actual y una superpotencia futura. Un factor importante para la ciencia y la tecnología es el respeto de la propiedad intelectual. Opino que todavía necesitamos tener un intercambio abierto de conocimientos, pero siempre con el adecuado respeto de las propiedades intelectuales.

 

¿A qué retos se enfrenta hoy un investigador bioquímico?

Esta es una gran pregunta para contestar. Supongo que debemos tener conciencia de cuáles son las necesidades no satisfechas de la sociedad, ya sea en necesidades médicas, en agricultura, en medio ambiente o en energía. Nuestros recursos son limitados, por lo que no debemos desperdiciar nuestro enorme esfuerzo en investigación.

 

¿Por qué le gustaría ser conocido en el futuro?

Por ser un ciudadano obediente que aporta su talento a la sociedad sin arrepentirse.


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: