A+ A-


Alan Fersht. Pionero de la ingeniería de proteínas

“El Reino Unido tiene que ser más competitivo en Ciencia para tener éxito como país”

Sir Alan Fersht nació en Londres un 21 de abril de 1943. Se educó en la Sir George Monoux Grammar School en Walthamstow. Estudió en Gonville y Caius College, Cambridge, donde obtuvo su doctorado. Fue líder independiente del grupo en el Laboratorio MRC de Biología Molecular de 1969-1977 hasta que se convirtió en profesor de Química Biológica en el Imperial College de Londres. Luego se trasladó a Cambridge, donde fue profesor Herchel Smith de Química Orgánica de 1988 a 2010 y director del Cambridge Centre for Protein Engineering. Es miembro de Gonville y Caius College e Imperial College. 

  • Ismael Gaona Pérez

Fersht es visto como uno de los pioneros de la ingeniería de proteínas, el método para analizar la actividad, estabilidad y plegado de proteínas. Ha desarrollado importantes investigaciones sobre cómo las mutaciones cancerosas afectan a las proteínas. Fue elegido miembro de la Royal Society en 1983 y fue galardonado con la prestigiosa medalla Gabor en 1991, la Medalla Davy en 1998 y la Medalla Real en 2008. Fersht es miembro extranjero de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (1993) y otras academias nacionales y posee doctorados honorí cos de las Universidades de Uppsala, Libre de Bruselas, Instituto Weizmann de Ciencias, Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Aarhus, en Dinamarca. En 2003, fue nombrado Caballero (Sir) por su trabajo pionero en la ciencia de las proteínas. En su tiempo libre, le gusta jugar al ajedrez y dedicarse a la fotografía de aves.

 

 

Nullius in Verba es el lema de la Royal Society (ABS). ¿Confía la ciencia británica en los políticos?

Los políticos británicos confían, en general, en los científicos y, en particular, en la Royal Society. Una sucesión de primeros ministros de Tony Blair pasando por Gordon Brown y David Cameron, han respaldado y promovido la Ciencia. Y en este sentido, el primer ministro Boris Johnson ha declarado sus buenas intenciones. La pregunta es si Johnson podrá cumplir sus compromisos. Tenemos que trabajar con él.

 

El espectro del Brexit “se cierne sobre la Ciencia”, dice James Wilsdon, director del Instituto de Investigación de la Universidad de Sheffield, Reino Unido... ¿Comparte las afirmaciones de su colega?

Es extremadamente preocupante. Es como el Brexit en general: el Reino Unido sufrirá al igual que la Unión Europea (UE) en su conjunto si no seguimos trabajando unidos de la manera que lo hemos hecho en el pasado. Tengo muchas esperanzas de que Ursula von der Leyen, actual presidenta de la Comisión Europea, sea  exible en los próximos meses y sus propuestas sean constructivas para que nuestro Gobierno siga su ejemplo. La confrontación debe terminar.

 

Según datos de 2016, nueve de cada diez investigadores británicos se oponían a la salida de Reino Unido de la Unión Europea. “Sería una puñalada para la ciencia”, dijo Johnson, entonces Ministro de Ciencia y Universidades, ya que casi un tercio de los investigadores del Reino Unido proviene de países de toda la comunidad. ¿Se mantiene esta tendencia?

El Reino Unido ha sido un gran lugar para la academia y la ciencia debido a la libertad de movimientos en toda la UE. Esto nos ha permitido atraer y mantener a tantos académicos e investigadores. Asimismo, hemos tenido un sistema de visados terrible que ha mantenido fuera a ciudadanos no pertenecientes a la UE.  El primer ministro, Boris Johnson, ha prometido que habrá un sistema de visa fácil de vía rápida que se aplicará a todos después del Brexit. Esperemos que nuestros colegas de la UE puedan trabajar aquí casi con la misma facilidad que se ha hecho en el pasado.

 

La salida del Reino Unido tiene consecuencias terribles: se perdería la financiación del Consejo Europeo de Investigación (ERC) y las becas Marie Skodowska Curie.  De 2014 a 2020, el país recibió 4.700 millones de euros del programa de investigación Horizonte 2020 de la UE que, aunque comprende solo una parte de la financiación científica global, ha conectado a investigadores del Reino Unido con proyectos internacionales. ¿Hay un plan B?

A muy corto plazo parece que existe un plan B mediante la continuación de la  nanciación. Hemos sido con mucho el país más exitoso para obtener fondos del ERC, y nuestro Gobierno debería encontrar una manera de mantener los programas.

 

Todos los conservadores han prometido en sus manifiestos invertir más dinero en investigación y desarrollo... ¿Qué le parece? 

En la actualidad, Reino Unido gasta alrededor del 1,7% de su producto interior bruto (PIB) en investigación y desarrollo, con un total de alrededor de 7.500 millones de euros (9.800 millones de dólares americanos) al año. Esto es pequeño en comparación con las cantidades gastadas por otras naciones que invierten fuertemente en ciencia, como por ejemplo los Estados Unidos y Alemania.

 

El Partido Conservador se compromete a gastar el 2,4% del PIB en Ciencia (2027) ¿Es ambicioso este objetivo?

El Gobierno admite que tenemos que ser competitivos en Ciencia para tener éxito como país y creo que tendrán que cumplir el compromiso de gastar más en este ámbito.

 

 

¿Qué nuevas alianzas cree que ocurrirán en el futuro en términos de I+D+i? ¿Existen otras formas en que las entidades del Reino Unido podrían acceder a la financiación de la UE?

Es claramente de beneficio mutuo para la UE y el Reino Unido trabajar juntos y corresponde a los políticos de ambos lados del Canal hacerlo para lograrlo.

 

La ciencia necesita un resultado que demuestre que el Reino Unido es un gran lugar para hacer una gran ciencia y un lugar acogedor para que las personas de todo el mundo elijan aportar sus habilidades especializadas y vengan a trabajar... 

Gran Bretaña es uno de los países más acogedores para los extranjeros. Ha habido un brote de nacionalismo en toda Europa y, a pesar de la decisión de voto para el Brexit, hay menos racismo aquí que en la mayoría de los demás países.

 

Usted es un amante del ajedrez … ¿Cómo terminará la guerra científico-tecnológica entre Estados Unidos y China?

Aparte de un breve período — Bobby Fischer— , el Campeón Mundial de Ajedrez ha sido un europeo desde que Wilhelm Steinitz reclamó por primera vez el título en 1866. Pero  los chinos ahora están produciendo grandes maestros brillantes y una serie de niños prodigios ha venido de India. El próximo Campeón del Mundo bien puede ser chino. Por lo tanto, si el ajedrez es un modelo para el futuro, tenemos que trabajar muy duro para mantener este lugar de privilegio. 


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: