A+ A-


Margarita Salas y la SEBBM

“Margarita Salas ha sido la investigadora más relevante de la historia de la Ciencia Española”, según indicó Carlos López Otín en un brillante artículo publicado hace tiempo en este boletín. 

  • Jesús Ávila de Grado

  • Centro de Biología Molecular “Severo Ochoa” Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Margarita era una persona más bien austera, callada y discreta, que no le gustaba destacar en reuniones sociales. Sin embargo, en lo referente a la investigación científica era rigurosa, buscaba la perfección y prefería planificar bien, mejor que confiar en la Serendipia. Sus trabajos fueron siempre una referencia, siendo la base de otros trabajos realizados por grupos foráneos.

 

Su relación con la que iba a ser la SEB (precursora de la SEBBM) comenzó cuando era becaria en la laboratorio de Alberto Sols, de hecho aparece en la famosa foto de la escalera del año 1961. Esta relación se interrumpió brevemente durante su etapa posdoctoral en Nueva York, en el laboratorio de Severo Ochoa, donde fue a trabajar con su marido Eladio Viñuela. De vuelta a España, en 1967, su colaboración con la SEB se reanudó. Cada año, antes de que se celebrara el congreso de la SEB, sus discípulos mirábamos con ella los resultados obtenidos ese año y si decidía que nuestro trabajo era presentable en el congreso, empezábamos a prepararlo y más tarde a ensayar lo que podríamos presentar. Decía que Severo Ochoa había sugerido que la SEB tenía que ser una sociedad genuinamente científica y ella quería ayudar a que así lo fuera. Margarita apreciaba y respetaba a la SEB y parece que dicho aprecio y respeto era mutuo, pues entre los años 1988 y 1992, Margarita presidió la SEBBM. Para ello, y para su elección en otras sociedades, academias u organizaciones nacionales y extranjeras, como por ejemplo la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos o EMBO, se tuvieron en cuenta sus muchos méritos científicos, pues manifestó su valía científica en todo los diferentes laboratorios en los que trabajó a lo largo de su vida, colaborando con otros o liderando la investigación que se llevaba a cabo.

 

En el laboratorio del Alberto Sols, descubrió una glucoquinasa específica para la fosforilación de la glucosa, en hígado de rata, indicando que la síntesis de dicha glucoquinasa dependía de la presencia de insulina. En el grupo de Severo Ochoa llevó a cabo dos descubrimientos que aparecen en algunos libros de texto: a) la lectura del mensaje genético sigue la dirección 5’ a 3’ y b) el triplete UAA da lugar a la terminación de la cadena polipeptídica (“stop codón”).

 

De vuelta a España, el matrimonio Margarita SalasEladio Viñuela empezó a trabajar en el fago φ29 a nivel molecular. Curiosamente, Margarita que había trabajado con S. Ochoa en la síntesis in vitro de proteínas, empezó a trabajar en transcripción in vitro de RNA, descubriendo la estructura de la RNA polimerasa del huésped de φ29, B. subtilis. Posteriormente, siguiendo la dirección contraría a la que sigue el código genético: DNA-RNA-proteína, Margarita, tras trabajar en proteínas y RNAs, empezó a trabajar, junto con Eladio Viñuela en la replicación del DNA de φ29. Este hallazgo dio lugar al descubrimiento de un nuevo mecanismo de replicación del DNA que no solo utiliza el fago φ29 sino varios tipos de virus (incluidos algunos virus humanos) para la replicación de su genoma. Casi simultáneamente, llevó a cabo la secuenciación del genoma del fago φ29. El primer genoma de un organismo vivo que se secuenció en España.

 

Posteriormente aisló, caracterizó y patentó la DNA polimerasa de φ29, patente que ha sido la que ha dado más ingresos al CSIC.

 

Mientras tanto sus discípulos seguían mandando, periódicamente, comunicaciones al congreso de la SEBBM, indicando sus logros, pues la sociedad se había consolidado como una sociedad específicamente científica, como propuso Severo Ochoa y Margarita, la científica más relevante en la historia de España, pensaba que había que apoyar a la SEBBM como modo de ayuda al desarrollo de la Biología Molecular en nuestro país. 


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: