A+ A-

Revista: El legado de Margarita Salas


El legado de Margarita Salas

Margarita Salas aumentó significativamente el nivel de conocimiento de las diferentes generaciones de becarios que fueron pasando por su grupo, inculcándoles para el desarrollo de su trabajo lo que se ha denominado como las tres Pes: Pasión, Perseverancia y Paciencia.

  • Jesús Ávila de Grado

  • Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO), Madrid

En la Historia de la Ciencia podemos encontrar científicos autodidactas que parecieron surgir de la nada, pues aparecieron en un ambiente no idóneo para hacer investigación. Un ejemplo fue A. Einstein, en su oficina de patentes y otro puede ser S. Ramón y Cajal en su España vaciada de Ciencia.

 

Sin embargo, lo más usual es que existan escuelas científicas en donde los mentores van pasando sus conocimientos y descubrimientos a sus discípulos, que más tarde se convertirán en mentores y así sucesivamente. En este proceso, las escuelas van adquiriendo el nombre de sus mentores. Por ejemplo, Severo Ochoa, de la escuela de los Cori, creó su escuela, de la que salieron entre otros A. Kornberg y M. Salas, que a su vez han creado escuelas en diferentes localizaciones geográficas y con diferentes características. En su época de discípulos, Ochoa, Kornberg o Salas buscaron que sus mentores fueran los más sabios (siguiendo la nomenclatura de Cajal), pues la tradición indica que puede ser más eficaz educarse bien que ser un “verso libre”.

 

Este número especial de la revista SEBBM está dedicado a la escuela (legado) de Margarita Salas.

 

 

Cuando el matrimonio compuesto por Eladio Viñuela y Margarita Salas volvió de trabajar en el grupo de Severo Ochoa y fundaron su grupo, mucho de lo aprendido en Nueva York lo trasladaron a Madrid y fundaron su propia escuela. Empezaron trabajando en un tema original, con no demasiada competencia foránea. El tema fue el análisis, a nivel molecular, del bacteriófago Φ29, buscando profundizar en su conocimiento para explicar, conocidas las características estructurales del virus, cuáles eran los mecanismos de funcionamiento del fago. Para ello, había que estudiar mucho sobre los antecedentes relacionados con otros fagos, hacer los experimentos muy rigurosamente (nunca sobran controles) y analizar (discusión) con detalle los resultados obtenidos. Para tener respuestas correctas a los problemas planteados, Eladio y Margarita siempre buscaban la utilización de las técnicas de vanguardia que indicaran más claramente, sin ruidos de fondo, los resultados. Así creo que en su grupo, en nuestro país, se utilizaron por primera vez las nucleasas de restricción y con las técnicas de Maxam y Gilbert (y más tarde de la de Sanger), se realizó la primera secuenciación en España del genoma de un organismo: el fago Φ29.

 

Inculcaron a sus discípulos que había que leer para estar al día y poner a punto las técnicas más novedosas.

 

Por otra parte, Eladio y Margarita mostraban un gran interés por el trabajo realizado cada día por cada uno de los becarios. Tras una confesión diaria, y en estéreo, Eladio y Margarita ponían al becario en medio de los dos para hacer las preguntas, se planeaba qué hacer al día siguiente. Esto era extraordinariamente formativo para el doctorado y requería de una extraordinaria paciencia por parte de Eladio y Margarita.

 

Tras la muerte de Eladio, Margarita, que era ya a nivel mundial la persona que más conocía sobre Φ29 (de hecho existe una propuesta para cambiar el nombre del fago y ponerle el nombre de Margarita), fue aumentando el nivel de conocimiento de las diferentes generaciones de becarios que fueron pasando por su grupo, inculcándoles para el desarrollo de su trabajo lo que se ha denominado como las tres Pes: Pasión, Perseverancia y Paciencia. Gracias a ella, muchos de sus discípulos han podido desarrollar, por su cuenta, un buen trabajo científico (a veces no bien conocido fuera de sus áreas de trabajo), y quizás estos discípulos estén en el camino de crear sus propias escuelas y que busquen estar en la vanguardia de la ciencia, no solo española sino mundial.

 

Es por ello por lo que incluyo, como anexo de esta nota sobre el legado de Margarita, los nombres de los becarios a los que dirigió su tesis doctoral que, en su mayoría, posiblemente en su totalidad, han realizado buenos trabajos, siguiendo en gran parte las enseñanzas de Margarita. Algunos de estos discípulos contribuyen con sus artículos en este dosier especial de la SEBBM y que vienen a mostrar su homenaje a Margarita Salas, la científica más relevante que ha existido en nuestro país.


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: