A+ A-


Un paso en la dirección correcta…

Andaba yo preparando esta editorial cuando me desperté con el Plan de Choque para la Ciencia y la Innovación que presentó el presidente del Gobierno. 

  • Antonio Vicente Ferrer Montiel

  • Editor de SEBBM

Andaba yo preparando esta editorial cuando me desperté con el Plan de Choque para la Ciencia y la Innovación que presentó el presidente del Gobierno. A renglón seguido, apareció en el diario El País una entrevista del ministro Pedro Duque con el titular Las condiciones de los científicos españoles son ahora peores que en 2010 que, reconozco, me sorprendió por su claridad viniendo de un responsable político. Parece que algo podría estar cambiando. Sería, sin duda, un paso en la dirección correcta; un paso esperanzador para nuestra ciencia por suponer un cambio sustancial de actitud de nuestros responsables políticos respecto al valor de la ciencia como pilar y motor del bienestar social. Bienvenido sea este Plan de Choque para paliar las deficiencias más perentorias, y confiemos que se apruebe el mencionado plan de futuro al que ha aludido el ministro llevándonos a una inversión similar a la europea. Alegrémonos, aunque sea momentáneamente, por este paso en la dirección correcta, confiando en que no haya desvíos…

 

Pero vayamos por partes, y abordaré este tema en próximas editoriales, pues quisiera que mis primeras palabras como editor sirvieran para rendir un más que merecido tributo a todos los que han hecho y hacen de la revista SEBBM un emblema de nuestra sociedad, convirtiéndola en un medio altamente apreciado por la diversidad y calidad de sus contenidos. Éxito de todo un equipo altamente comprometido con el proyecto al que brindan generosamente su tiempo. Un equipo magistralmente liderado por mis antecesores y ampliamente apoyado por nuestra sociedad. ¡Muchas gracias a todos! Y muchas gracias al Consejo Editorial de la revista, liderado por Miguel Ángel de la Rosa, y a Isabel Varela que asume la presidencia de la SEBBM, por la confianza depositada en mi persona para liderar la revista en los próximos años. Es un enorme reto que asumo con mucha ilusión y compromiso, con el claro objetivo de garantizar el futuro de la revista, manteniendo su esencia como canal de comunicación de la SEBBM y su excelencia divulgativa. Sería oportuno esbozar los objetivos que pretendo alcanzar y que adelanté en el número de junio. Pero, en esta ocasión debo acortar mis palabras pues tengo el honor de compartir esta página editorial con la profesora Ángela Nieto que deseaba agradecer la merecida y excelente tribuna que le dedicó el profesor Félix Goñi ¡Muchas gracias, Ángela! Os dejo con sus palabras…

 


 

 

A HOMBROS DE GIGANTES (¡Gracias Félix, Gracias SEBBM!)

Escribo estas líneas sintiéndome una mujer científica privilegiada. Aun en pleno confinamiento por el Sars-CoV-2, me avisa mi amiga Marisol Soengas de la salida de un número muy especial del Boletin, como conocemos a la revista de la SEBBM. Y tan especial. Dedicado a la memoria y obra de Margarita Salas, con artículos rigurosos y entrañables escritos por sus colaboradores. Pero cuál fue mi sorpresa al ver la Tribuna del presidente, Félix Goñi, dedicada a una generación de científicos que nos inspiramos en el ejemplo de Margarita Salas y algunos pioneros más para intentar hacer ciencia lo mejor que hemos podido desde nuestro país, España. Todo un privilegio haber conocido de cerca a Margarita, a Eladio Viñuela, a Federico Mayor, a David Vázquez, a Antonio García-Bellido… Y qué mayor privilegio que tener grandes amigos que, como Félix, aunque exageran un poco cuando hablan de sus amigos, lo hacen desde el corazón, la generosidad y el cariño. Aun aturdida tras la lectura de su Tribuna, estoy aquí para dar las GRACIAS con mayúsculas, porque si una sola de las frases de Félix se ajusta a la realidad, habré cumplido el sueño que tengo desde la infancia: ser científica. Tratar de hacer las cosas bien es lo que me enseñó mi familia con su ejemplo. Claros representantes de una generación de españoles que convirtió un país en blanco y negro en un país a todo color, una generación que consiguió elevar el grado de educación y progreso de todo un país a fuerza de trabajo, esfuerzo y amor. La ciencia estuvo conmigo desde mi juego de química, que un día explotó en casa. Si en algún momento he conseguido lo que Félix menciona, ha sido posible gracias a poder ver desde hombros de gigantes: mi familia, mi pareja y mi familia extendida, donde incluyo a mis mentores, a mi lab, a mis amigos y a la familia SEBBM de la que formo parte desde 1982 y con la que siempre me he sentido como en casa. 

 

Este número es el primero con Antonio Ferrer-Montiel como editor jefe y con Isabel Varela como presidenta de la SEBBM. Mis queridos amigos, muchas gracias por permitirme estas líneas y por vuestro compromiso. Os deseo todo lo mejor. Luchemos y encontremos las oportunidades en los momentos difíciles. ¡Solo la ciencia nos puede sacar de esto! Me despido enviando un abrazo a todos, empezando por mi querido Miguel Angel de la Rosa, quien tan bien ha llevado las riendas de “nuestro boletín” estos años. ¡Gracias Miguel Ángel, Gracias Félix, Gracias SEBBM!


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: