La ciencia como prioridad política