¿Innovaciones ocultas en enfermedades raras?