La cromatina: la esencia está en el cambio