Preguntas en el tintero: una contracrónica electoral de ambiente