Open Access, un arma de doble filo para las revistas científicas