La aparición de apéndices en vertebrados fue posible por un cambio en la organización 3D del genoma