Las moléculas de agua median el reconocimiento entre POFUT2 y los dominios TSR