La crisis entra en crisis