Rastreos genómicos con CRISPR/Cas9 identifican un nuevo mecanismo de resistencia a la quimioterapia