La necesidad de lípidos extracelulares para la proliferación de cáncer mamario