Ciencia, la gran ausente