La integración de métodos genéticos, de microscopía de fluorescencia y de análisis computacional permite reconstruir la arquitectura del exocisto in vivo