Creencias pseudocientíficas y procesos cognitivos: cuando la explicación está en el cerebro