La homodimerizacion del receptor de andrógenos es clave para su función transcripcional