La promesa de las redes metabólicas