Fenotipos, genes y moléculas: la necesidad de investigar en enfermedades raras