Investigación en enfermedades raras: una vía de dos sentidos