Hacia la convergencia real con Europa por la vía rápida