Una lisil oxidasa localizada en el núcleo interviene en la estabilidad genómica de células de melanoma