El “corrector del ADN” es más eficiente en las regiones más relevantes del genoma