Consecuencias de la exposición crónica a los glucocorticoides: ¿Una espada de doble filo?