La frecuencia de mutaciones somáticas depende de la topología del DNA en los nucleosomas