Con el envejecimiento los fibroblastos pierden su identidad y adquieren rasgos adipogénicos