Las bioquímicas del 69. Rompiendo el techo de papel