LA UTILIDAD DE LO INÚTIL