Madrid se convirtió en la Capital Europea de la Bioquímica y Biología Molecular