La brecha digital como fortaleza para propiciar otras estrategias de aprendizaje