La biosíntesis de plasmalógenos está conservada en bacterias y células humanas