Margarita Salas, un día de noviembre