El coronavirus y el big data