Bendita virtualización, maldita virtualización