Del intestino al cerebro: la microbiota intestinal afecta la memoria a corto plazo