La experimentación con animales es todavía, por desgracia, la única esperanza para miles de millones de personas